12/17/2007

Eso No Es Rock

Tengamos un desayuno abúlico, con un poco de perdon y de absurdidad
Digamos las palabras que todo el tiempo hemos evitado y partamos ya
recuerda que sólo estás aquí para decir algo o para escucharme hablar.

Tengamos desayunos que no lleven a ningún lado
platicando sin decir nada que debamos recordar;
entonces en la cena todo nos sorpenderá.