9/25/2006

Sólo a veces es hoy

Esperaba debajo del reloj del metro, nunca supo a quien; pero al momento en el que la vio supo que era ella.

Ella sonrió, le dio risa su aspecto desaliñado y su mirada de tonto; él sonrió y desde ese momento nunca la olvido. Ella ni siquiera le prestó atención, continuo caminando mientras pensaba que no hay señales universales del coqueteo, sólo malinterpretaciones universales de las miradas.

9/10/2006

Es Mi Furia

Quiero verte más grande de lo que eres,
cargarte y subirte en un escalon, en una roca
que tengas que ver hacia abajo para verme.
Sólo de esa manera podré verte correctamente.

9/04/2006

Vieja Flama

¡Hola, ¿buscas algo en especial?¡, me preguntó la encargada de la tienda con una sonrisa fingida; le contesté - si, busco el amor en un bote de basura- citando descaradamente a los Raveonettes. Ella no pudo ayudarme y yo en realidad no buscaba nada, mas que el amor en un bote de basura.

9/03/2006

Perdona estas cosas que hago

Ésta eres tú, éste soy yo. Estamos mal dibujados, quizá por la prisa de terminar el dibujo pronto, de evitar que fuera una fotografía. Mis pies están demasiado grandes y mi cabeza demasiado elevada; tu torso es muy grande y tus ojos muy abiertos.

Sin embargo, la manera en la que tomas mi mano,en el dibujo, es muy realista; tiernamente apretada, y yo correspondo tomando tu mano como si quisiera no soltarte. Las manos entrelazadas hacen que el infantil dibujo sea realista.

Éste soy yo, ésta eres tu. juntos estamos esperando algo, ninguno de los dos sabemos que. No sabemos si va a doler o si se sentirá bien, pero nuestras miradas al frente, expectantes, nos dicen que no va a tardar en llegar. Nuestras manos siguen juntas, y de hecho las apretamos más.

Ésta eres tú, éste soy yo, caminando por la ciudad, desesperados por el ruido; yo estoy enojado por pensar de más; el fin de la calle está muy lejos aún. Como puedes ver, me comienzo a desesperar; sin embargo veo tus ojos: sonries, y conviertes la ciudad en mar.

Ésta eres tú, éste soy yo: no puedo decir más, estamos en el mar. Y con las manos aún sujetas, caminamos para nadar.