10/10/2007

No hay razón para actuar

Un día, Zelig conoció a otro camaleón humano; ninguno de los dos supo que hacer

No hay comentarios.: