11/12/2006

No puedo conocer el pasado

Y de repente se sentía seguro, por primera vez en su vida estaba contento con las cosas como estaban e incluso se atrevía a decir que era feliz. Por primera vez no tenía miedo a la realidad; de hecho, le agradaba y no tenía el sentimiento de soledad que toda su vida lo había acechado.

Un día, mientras estaba recostado en la burbuja de su mundo feliz, comenzó a temer perderlo. No tenía ninguna razón para que eso pasará, tenía todo bajo control excepto una cosa: la realidad. No podía hacer nada contra ella y era lo único que amenazaba su felicidad. Decidió terminar con esa amenaza.

Decidió que la única manera en la que podía hacerlo era eliminando lo que podía cambiar su realidad: las manos; hizó una lista de las personas que podrían cambiar una mínima parte de lo que lo mantenía feliz y compró un machete. La idea era simple, salir en las noches a cortarles las manos; de esa manera su felicidad estaría segura.

3 comentarios:

scarlett dijo...

esta chido.

Dirty Mind dijo...

Asi es. No asegura felicidad pero si buen entretenimiento ;)

Hernan dijo...

Sip, tambien me ha pasado. En lo personal juntaria todas las manos y haria una escultura principalmente de manos derechas. Las izquierdas no contribuyen demaciado al arte.

Y lo cierto es que a veces pueden ir las cosas tan tremendamente bien que no nos queda mas que el pesimismo de que no pueden estar bien por siempre, y da miedo. Quiza un poco. Pensamos que en cualquier momento lo chido acabara y despertaremos a esa soledad abismal y esa vida con aliento de centavo. En ocaciones hasta un panorama asi es buen lugar para establecerse, una vez que te has habituado.

Y la neta, creo, es que las cosas no cambian, que la vida no cambia y no cambian las circunstancias; lo unico que cambia somos nosotros y nuestro modo de ver la vida, y que a veces nos permitimos reconocer que el universo no apesta tanto como habiamos pensado...