12/12/2006

Y ni siquiera tengo banda

Se suponía que yo pertenecia a una generación que buscaba no aburrirse, que quería que cada momento, cada trabajo, cada proyecto fuera diferente al anterior. Se supone que debiamos trabajar para viajar y reconstruir a Kerouack buscando caminos - de gente, no de asfalto -. Eramos slackers y teníamos un proyecto de vida que no tenía que ver con lo que haciamos; sino lo que haciamos era sólo una manera de pasar el tiempo en lo que el proyecto se concretaba.

Se suponía que debiamos creer que todo tiempo pasado fue de bonanza y el actual es sólo los restos, que teníamos que escapar al mar o a vivir en el desierto. Buscar trabajos temporales y que nos permitieran tomar fotos y una chela casí diario.

Yo lo he cumplido; sin embargo ninguno de mis amigos lo hizo, todos son iguales a hace cuatro años, la gente no cambió, las drogas no cambiaron ni la música cambió. Y me siento sólo y aburrido, me siento abandonado en un proyecto general que no me refleja a mi, y siento que soy un inmaduro cada vez que los oigo hablar de, un inexistente para mi, plan de vida y carrera. Quizá es sólo cuestión de edad: mi vejez implica ser más joven que su juventud. Ya lo dijo Bowie: muy joven para perderlo, muy viejo para usarlo

1 comentario:

Hernan dijo...

Para serte franco, tampoco yo entiendo bien este negocio que es la vida. Parece que hay que negociar con ella para sacarle la mejor ventaja y que uno y ella quedemos felices. Parece...

Lo que es impresionante es que se acabo el tiempo en el que podiamos jugar a ser adultos. No se en que momento la cosa dejo de ser un juego y dejamos de apostar con frijolitos para aventarnos a ondas mas densas. Dicen que asi funciona.

En fin. Si he de serte franco, no me importa tener que jugar en serio siempre que pueda seguir haciendolo a mi manera; y, por otra parte, si te sientes aburrido echame el fon... siempre habrá alguien desprevenido de quien podamos burlarnos.