6/29/2009

Poetas de manos sangrientas

Uno
No conozco la vida, me la he pasado en una burbuja escapando de responsabilidades y miedos; evito las decisiones como en ocasiones se evitan los perros que parecen salvajes; sin embargo hoy la vida me ha dado una opción.

El plan de escape nunca llego y el fin del mundo como lo conozco está cerca si no es que está aquí. Y ahora debo tomar una decisión, no sé si sea la mejor, pero seguramente será la que mejor me haga conocer la vida. Al fin dejaré de huir y detenerme por las noches sólo para escapar de la soledad; la decisión es simple.

Dos.

Así que esto es la vida: enojos, traiciones, espera; la vida es un lugar en donde no me sirve ser regañon ni ser tranquilo. Ahora debo olvidar lo que sabía de mí y lo que pensaba que era; en este lugar, fuera de mi burbuja, los días nublados pierden su encanto y los días tranquilos se vuelven preciados.

Decidí conocer la vida y debo decir que extraño la burbuja, que en ocasiones la vida duele; pero cuando por la noche veo tu sonrisa y la vuelvo a ver al amanecer este absurdo tiene sentido.

1 comentario:

Anónimo dijo...

No se te ha ocurrido ver un psicologo???
O nada mas estas confundiendo la filosofia con depresion