2/23/2010

Caminata nocturna

Me dijeron alguna vez que cuando se quedaban asuntos pendientes en la tierra, la persona que moría se convertiría en un fantasma. Así que lo hice: decidí dar elementos para matarme y seguir aquí.

Pero no puedo con ello, no puedo ser un fantasma, no puedo sólo verte pasar y saber que no me verás, que no me tocarás y que no sabrás de mi existencia ahí. No puedo ser un fantasma, pero es demasiado tarde, te hice disparar las balas.

1 comentario:

Alba dijo...

Pues nunca se sabe lo que puede pasar en ésta vida. Porque por suerte o por desgracia da mil vueltas y puede que no pases tan desapercividamente como crees pasar...
Pero es que todos tenemos miedo de mostrar nuestros sentimientos...