7/27/2011

De relaciones, caminadoras, Belle y Sebastian y Sonic Youth

Simplemente me senté en medio de la fiesta y observé a las parejas que estaban ahí y a construir historias que me pudieran definir qué es una relación.

Primera:

Ellos habían vivido infatuándose constantemente; siempre fue obvio que se gustaban; sin embargo en toda su historia nunca habían podido pasar de algunos besos furtivos en bares baratos y sexo en asientos traseros de coches compactos. Sin embargo, los dos sabían que pudieron haber sido muy buena pareja, simplemente las circunstancias temporales y de noviazgos necios no lo permitieron.

Un buen día, él decidió que esa relación de infatuamiento no funcionaría y se dedicó a un noviazgo largo que culmino con la mudanza de su novia a su casa. Se ven constantemente y juran ser amigos, pero cada vez que están juntos; la historia que nunca pudieron concluir aflora en miradas y en la incomodidad de sus parejas actuales; me parece que él niega que alguna vez hayan tenido esa historia en común y ella espera, que de manera furtiva, se repita.



Segunda:

Ella juraba que morirían juntos e hizo todo lo posible por que así fuera; él, por su parte nunca quiso aceptar que hacía muy buena pareja. El tiempo pasó y ella hace lo posible por obtener una mirada mientras él nunca intenta ir más allá de una plática acerca de la canción que está sonando.

El está consciente de que ella lo quiere, ella lo duda y nunca han podido tener un acercamiento mayor al que da una plática casual, situación que se repite varios días a la semana, en esas pláticas ella deja ver sus sentimientos mientras que el oculta los suyos; pues lo que ella no sabe es que él moriría por ella, simplemente no quiere.



Tercera:

Él muere por ella, la ve caminar y queda anonadado, a ella le gustaría que el la invitará a tener sexo sin compromiso, él lo percibe y no se atreve a decirle que sin ella se siente como Linus sin su manta y que por primera vez en su vida está en busca de una relación romántica.

Constantemente los veo juntos y en la cara de ella se ve el deseo mientras en la de él se ve el cariño, simplemente nunca ninguno de los dos dirá nada.






Conclusión:

Después de observar a estas parejas, la única definición que encontré fue: hay relaciones que son como correr en caminadora, puedes controlar la intensidad y esforzarte hasta tu limite, pero todo el tiempo sabes que no llegaras a ningún lado.


1 comentario:

Gustavo dijo...

Fabuloso!!, me es muy familiar lo que relatas, (alguna vez fui uno de esos y ella fue una de esas...)