11/02/2005

Maldita relatividad

Odio, en realidad, que el tiempo no pase igual de lento o igual de rápido en todas las situaciones. Quisiera que el tiempo se me fuera tan lento en las vaciones inventadas que en las semanas aburridas. Me cae muy mal que el tiempo se arrastre cuando esperas que llegue tu pizza, y vuele cuando la estas comiendo; que el tiempo se arrastre en lo que empiezan los Simpson y vuele cuando los veo; que se arrastre en lo que llego a la fiesta y vuele en lo que ya estoy ebrio, se arrastre en lo que se me baja, vuele cuando duermo y se arrastre en lo que se me quita la cruda.
Entonces los horarios deberían ser subjetivos, que uno entre a trabajar o a la escuela cuando ya se aburrió de casa, que las clases duren de que se fue el último cuate, a que salió el primero. Y las vacaciones deberían durar hasta que uno se aburra de viajar y decida volver a la vida cotidiana.

1 comentario:

Carmen Olivares dijo...

y que lo digas... creo que por ahí leí una anécdota de einstein (seguro apócrifa pero está chistosa) que más o menos iba así

"- ¿Cuánta gente entiende la teoría de la relatividad? -le preguntaban.

- 2 personas -respondió.

- ¿Ud y quién más?

- Un joven en una conferencia al que oí explicarle a su acompañante lo siguiente: sientate en las piernas a una gorda sin dientes y sin pelo por un rato y te van a parecer horas las que tuviste que pasar. sientate en las piernas a una chava que te guste y entonces el mismo rato te va a parecer corto. eso es relatividad."