11/10/2005

No te robes mi sol

La vi y en ese momento supe que era la mujer de mi vida, que ibamos a terminar casandonos y que la vida a su lado sería siempre genial. La forma en que se movía, su sonrisa y esa mirada; me hicieron comprender que si debería pasar el resto de mi vida con alguien, debería ser ella.
Sin embargo, me dio miedo acercarme y no logré atreverme a hablarle.

1 comentario:

Carmen Olivares dijo...

entiendo perfecto ese sentimiento que describes, tanto al principio como al final. lo bueno es que después de que no logré atreverme a hablarle, el me habló a mi. y ahora, tssssssssss.

a la proxima acercate. pusssssssss totaaaaaaaaaaaaaaaaaaaal.